Te sientes muy afortunado cuanto la profesión en la que has trabajado la mayor parte de tu vida, la informática, se da la mano con una de tus grandes pasiones, la fotografía.

Justo eso es la Fotogrametría: La unión perfecta entre ceros y unos con puntos de luz captados por una cámara fotográfica. De esa unión nacen objetos 3D manipulables que pueden ser utilizados en presentaciones, vídeos, márketing y un sinfín de posibilidades.

Aunque casi cualquier objeto puede ser reconstruido con esta técnica, el mundo de la conservación y difusión de nuestro rico Patrimonio Cultural la que más interés me despierta.
La portada de un edificio antiguo, la obra de un escultor, un entorno singular… Todo ello puede ser fotografiado, procesado y reconstruido en 3D para su posterior archivo, difusión e incluso su reconstrucción si fuese necesario. Y sin olvidar las posibilidades de ser reproducido mediante impresión 3D.