No es nada sencillo enfrentarse a un proyecto que incluye superficies reflectantes, como el disco metálico que indica las horas o el fleje de acero que hace de cuerda del reloj; piezas móviles que han de permanecer inmóviles durante toda la sesión fotográfica; una textura suave en la madera… Todo lo contrario a lo recomendado para el proceso fotogramétrico.

Ya había escaneado este objeto anteriormente y pedí permiso a sus creadores para poder subirlo a la red. El reloj lo compré hace muchos años en una pequeña tienda de artesanía de Manzanares el Real y había sufrido con el paso del tiempo. Esas «heridas» del transcurrir de los años ayudaron mucho en su reproducción, pues cada marca es un punto que se puede aprovechar en esto de la fotogrametría.

Cuando te enfrentas a un objeto así, creado con el alma, sabes que no va a ser fácil igualar el esmero y mimo puesto la creación de cada una de sus partes.

Ardavín Medieval Clocks hizo una restauración genial y me puse manos a la obra. Cientos y cientos de fotos, muchas pruebas, muchas configuraciones, todo un reto. Si conseguir la mejor iluminación es algo complejo, poder fijar piezas móviles como esos contrapesos se convierte en una necesidad. Y todo ello, por supuesto, sin dañar la pieza en lo más mínimo

La técnica fotogramétrica tiene algo de artesanía: No hay una forma «definitiva» de abordar una digitalización. Cada objeto requiere su técnica, buscar soluciones sobre la marcha. Se trata de adaptarse al objeto y no al reves.

Trípode, cámara,luces y ¡acción!. Poco a poco, foto a foto y prueba a prueba. Finalmente todo encaja. Os dejo con la criatura agradeciendo una vez más a Ardavín Medieval Clocks el trabajo realizado, su permiso para publicarlo y, sobre todo, la paciencia y amabilidad mostradas.

Una alegría: Cuando tu trabajo es reconocido por personas que saben de lo que hablan y llevan años en el mundo de la fotogrametría, no puedes sentirte más que muy satisfecho.

Sketchfab ha reconocido este trabajo eligiendo este objeto como Staff´s picks. Eso anima mucho a seguir probando, aprendiendo y compartiendo. Gracias todas esas personas que muestran su opinión en las redes sociales.